Las monedas digitales y su papel en la transformación de las finanzas empresariales

Antonio Campos
Publicado:
July 6, 2022
money in Mexico, startup charge card, corporate credit card

Son inevitables: las monedas digitales han llegado para quedarse.

La digitalización de la economía alrededor del mundo es un hecho. Esto ha impuesto retos y soluciones novedosas para el sector financiero, que incrementa su oferta ante el creciente interés de los consumidores, tanto individuales como corporativos.

Datos del American Market Intelligence sugieren que al menos 18% de las personas en Latinoamérica tiene interés en los activos criptográficos, lo cual aumenta la necesidad de incrementar las ofertas de escala, seguridad y valor para fortalecer su aceptación.

En ese sentido, es útil entender algunos de sus componentes básicos y comenzar a explorar cuál es su papel en el contexto económico actual, así como el potencial que tienen para transformar las finanzas empresariales.

Tokens: ¿qué son y cómo funcionan?

Se denomina tokens a las monedas digitales que se ingresan en el libro contable (o ledger) de cada blockchain. En otras palabras: tokens son todos aquellos criptoactivos que representan un bien, fungible o no fungible, sobre una misma blockchain.

No obstante, lo que hace posible realizar transacciones, inversiones, o incluso compras en el mundo real con tokens, es la tecnología que lo valida. Así, vincular a una blockchain un activo, transformándolo en código mediante encriptación, es a lo que se conoce como tokenización.

De ahí proviene el valor de los tokens: es la seguridad que brinda el modelo descentralizado de la blockchain como se pueden considerar activos con valor de cambio.

Con esta terminología en mente, analicemos los diferentes tipos de tokens que existen, así como sus principales funciones.

Bajo la premisa de que cualquier taxonomía será insuficiente en el futuro, aquí va una descripción de las cuatro principales categorías en que se clasifican los tokens.

Token de seguridad

En pocas palabras, se trata de versiones digitalizadas de bienes y valores. Cuando un activo –como títulos de crédito, obligaciones, opciones, futuros, entre otros– o un bien se “tokeniza”, quiere decir que se vuelve compatible con una blockchain sobre la cual puede comenzar a transacciones.

Tokens de activos

Representa derechos sobre activos financieros y no financieros, los cuales se intercambian entre las partes sobre la misma blockchain para garantizar la seguridad de las transacciones sin necesidad de intermediarios.

En otras palabras, es la incursión de los tokens y las criptomonedas en el “mundo real”. Desde las bienes raíces, pasando por el oro y las acciones de una empresa, hasta los frijoles de soya y el petróleo.

De esta manera se pretende darle estabilidad a las criptomonedas.

Tokens de utilidad

También conocidos como tokens de aplicación (app tokens), son aquellos que brindan a quien lo posee un producto, servicio, o incluso ambos. Regularmente, funcionan como una manera de ingresar a una red o plataforma de acceso limitado.

Los tokens de utilidad suelen no estar sujetos a ningún tipo de regulación, esto con el objetivo de ayudar a la creación de una economía interna a un proyecto estructurado sobre una blockchain.

Ahora que conocemos las tres categorías principales que agrupan los tokens, vale la pena abordar sus funciones.

que-son-los-tokens

Cuáles son los beneficios de la tokenización en el sector financiero

Definitivamente, los intentos de tokenización en un sinfín de sectores están transformando la manera en que las empresas consiguen financiamiento. Sobre todo, porque significan un medio para fortalecer la transparencia, la accesibilidad, y la disponibilidad de liquidez.

De acuerdo con un estudio realizado por Brown Brothers Harriman, existen al menos cinco beneficios en la emisión de activos digitales como vehículo de inversión.

  1. Propiedad fraccionada: Los activos tradicionales, como los bienes raíces y las obras de arte, se comercian en puntos de precio restrictivos para la mayoría. La tokenización abre paso al fraccionamiento de su valor, creando una vía mucho más accesible en la que se disminuye el umbral de precio.

  1. Incremento de la liquidez: Derivado de la propiedad fraccionada, los tokens tienen la capacidad de incrementar la liquidez de sus emisores, dado que amplían la base de inversores de “tickets pequeños”.

  1. Fortalecen la confianza: El modelo descentralizado que se privilegia en la estructura de la blockchain reduce la dependencia de una autoridad central reguladora, por lo que se mitiga el riesgo de brechas de seguridad.

  1. Programabilidad: Quizá el principal objetivo de tu empresa para tokenizar sus activos no es el financiamiento de algún proyecto o iniciativa, sino automatizar y eficientar procesos de gobernanza. La característica de permutabilidad de los tokens los convierte en la herramienta ideal para, por ejemplo, monitorear procesos de KYC o AML, y así robustecer los procesos de compliance en tu negocio.

  1. Accesibilidad: El principal punto al que parecen atacar los tokens. Derriba las barreras que imponen las transacciones que necesitan de un intermediario físico (documento, máquina, o persona).

En suma, las empresas encuentran en la tokenización de sus activos la posibilidad de poder reempaquetar los diferentes activos que las componen en unidades más pequeñas, haciendo mucho más fácil conseguir liquidez para financiarse, o bien para optimizar sus procesos.

activos-intangibles

Blockchain y redes de pago

De acuerdo con IBM, una blockchain es un registro contable, (ledger) público e inmutable en el que se registran transacciones, trazabilidad de activos, y protocolos de confianza.

En términos más sencillos, se trata de una base de datos que almacena información en múltiples servidores, con el objetivo de fortalecer la seguridad ante intentos de fraude o hackeo.

Cada persona que participa en una blockchain posee una copia del libro contable, el cual se actualiza simultáneamente cada que ocurre una transacción. De esta manera, todos los movimientos quedan asentados en el libro contable, permitiendo que cada nodo en la red blockchain tenga una instantánea del sistema en tiempo real.  

La tecnología blockchain no solamente ofrece respuestas que los anteriores modelos de redes no han mostrado capacidad para solventar, sino que además abre la puerta a nuevas posibilidades que tienen un impacto directo en las estrategias de negocio.

De manera general, se pueden mencionar tres beneficios nativos de la tecnología blockchain, que al aplicarse en el contexto de los servicios financieros, tienen la capacidad de transformar los diferentes sectores que lo componen.

Puntualmente, en lo que se refiere al sector de pagos digitales, estos tres beneficios de blockchain se traducen en las siguiente ventajas para sus usuarios.

blockchain-redes-de-pago

1. Disminuye el número de intermediarios en cada transacción

Actualmente, uno de los mayores problemas que tiene el sector de pagos digitales es la cantidad de intermediarios involucrados en una sola transacción.

Cuando se necesita la aprobación de numerosos intermediarios para procesar la transacción, se incrementa el tiempo que toma cada una. Por ejemplo, según Western Union, una transferencia transfronteriza de dinero puede tardar entre 1 y 5 días en llegar.

Una transacción común como la que describimos sería diferente con blockchain gracias a que esta tecnología actúa como referencia de verdad para la misma transacción.

Es decir, dado que remitente como receptor tienen acceso al mismo ledger —al igual que todos los usuarios de esa blockchain—, se puede validar y transparentar que, en efecto, el remitente tiene los fondos necesarios para realizar la transferencia en cuestión.

En suma, blockchain garantiza que los datos son precisos y auténticos sin recurrir a ningún intermediario, gracias a la naturaleza abierta de sus registros.

2. Robustece la seguridad del sistema

A pesar de que las instituciones financieras tradicionales cuentan con protocolos de seguridad complejos, se han documentado casos en los que han fallado.

Esto pone de manifiesto que el modelo de seguridad centralizada es susceptible de fallar, poniendo en riesgo la economía de millones de personas y empresas.

En cambio, la tecnología blockchain está construida sobre un modelo descentralizado, que permite a los bancos y otras instituciones financieras proteger su información y la de sus clientes de diferentes maneras.

Como parámetro, gracias a que se trata de un modelo en el que no es una sola computadora la que tiene control completo de la red, hackear una blockchain requeriría intervenir al menos el 51% de los servidores o computadoras involucradas.

Asimismo, la integridad del ledger certifica la validez de cada transacción, gracias a que cada persona posee una copia del libro donde queda registrado en tiempo real cada movimiento.

3. Reducir los costos por transacción

Anteriormente llamamos la atención sobre el elevado costo que tiene una transacción internacional a través de los intermediarios tradicionales.

Con la tecnología blockchain, se reduce el número de intermediarios y por lo tanto se eficientan todos los recursos disponibles para transacciones, tanto porque se dejan de pagar comisiones, como por el hecho de que las transferencias ocurren más rápido.

Un ejemplo notable de una blockchain que habilita transferencias rápidas y baratas entre partes sería Stellar, cuyo enfoque particular está en los pagos transfronterizos.

Las transferencias sobre la red Stellar se realizan en 4 segundos, con un costo de menos de $0.0001 USD para cada transacción. Los numerosos beneficios de Stellar le han permitido formar alianzas con varias empresas tradicionales de la industria de pagos, como Moneygram.

medios-de-pago-b2b

¿De qué manera la blockchain está transformando los servicios financieros?

Aunque hasta el día de hoy, no hay pieza de tecnología o innovación que no sea perfectible, en el caso particular del sistema de pagos global ocurre que sus problemas tienen que ver con que sus usuarios no tienen visibilidad sobre el volumen real del que se beneficia su proveedor de servicios.

De acuerdo con un estudio publicado por Capital Monitor y Corpay, la comisión promedio por transacción internacional para empresas es del 3.39%. Esta situación afecta desproporcionadamente a las regiones en vías de desarrollo, como Latinoamérica, donde los bancos cobran en promedio 5% de comisión sobre cada transacción que realizan las empresas.

Dado que la economía mundial parece estar en camino hacia una recesión, esas comisiones crean costos que las empresas no pueden soportar. Las redes de pago con base de blockchain buscan ofrecer una alternativa a partir de sus diversas aplicaciones.

Stablecoins: la oportunidad de hacer mejores negocios

Las stablecoins son tokens vinculados a una moneda fiat, como el USD o el EUR; o bien, a alguna mercancía, como el petróleo o el oro. Esto da como resultado un activo con mayor estabilidad que un criptoactivo convencional o que monedas fiat con altos índices de volatilidad, como el peso argentino.

En contraste con otros criptoactivos, como Bitcoin o Ether, las stablecoins son considerablemente menos volátiles, pues se mantienen vinculadas a activos estables. Esto, además de proveerles estabilidad, las vuelve confiables y rastreables gracias a la tecnología blockchain.

Para comprender más a fondo esta dinámica, es pertinente analizar los diferentes tipos de stablecoins que existen, pues muchas veces su funcionalidad está ligada al tipo de activos que la respaldan.

Respaldadas con monedas fiat

Las stablecoins respaldadas por fiat son aquellas que mantienen una reserva de divisas tradicionales a manera de colateral, asegurando su valor. Normalmente, las empresas que utilizan stablecoins emiten informes regulares y verificados por un auditor.

Con esto, se busca garantizar que, efectivamente, cuentan con las reservas de divisas en sus cuentas que respaldan cada unidad de moneda digital: hay un dólar de respaldo en la cuenta del emisor por cada activo emitido.  

Una de las stablecoins más importantes y confiables es USD Coin (USDC), que está respaldada por el dólar estadounidense y es utilizada por las redes de Visa, Mastercard y otras instituciones financieras de renombre.

Actualmente, USDC tiene una participación de ~$55,000 millones USD. Sus usuarios pueden hacer uso del token a cambio de USD que depositan en su cuenta, mediante los cuales pueden realizar intercambios y transferencias en comercios autorizados.

La stablecoin con mayor participación a nivel mundial es Tether (USDT), con participación de ~$66,000 milliones USD. Sin embargo, ha enfrentado controversias respecto a la veracidad de sus reservas.

Beneficios:

Simplicidad: para los usuarios, implica un menor grado de complejidad entender la dinámica de intercambios que propicien las stablecoins fiat. Mientras funcione, su relación es de 1:1 con su respectiva divisa.

Centralización: lo que para algunos es una desventaja, para los usuarios de estas stablecoins es signo de confianza. La rendición de cuentas, tanto para usuarios como para proveedores de servicios, es controlada por una misma entidad. De la misma forma, su adaptabilidad al entorno del mercado incrementa gracias a la toma de decisiones centralizada.

Desventajas

Centralización: al reverso del último beneficio, se argumenta que un eslabón débil puede poner en riesgo a toda la cadena; de igual modo, que puede ser el origen de corrupción dentro del sistema (tal como le ha ocurrido a la propia Tether).

Falta de regulación: en contraste con los depósitos bancarios, que normalmente tienen garantía del gobierno, las stablecoins no están regidas por ningún gobierno nacional. De ahí que se deba tener cuidado al seleccionar una stablecoin que tenga buena reputación/compliance.

Fuga de capitales: cualquier sistema de reserva de valores centralizado está sujeto a que una pérdida de confianza propicie que los inversionistas liquiden sus activos. Esto podría poner en aprietos a la empresa gestora, pues entonces habría que comprobar su solvencia declarada en los hechos.

Respaldadas con criptoactivos

Las stablecoins colateralizadas por otros activos digitales utilizan reservas de éstos para mantener estable su valor. El ejemplo más importante de esta clase de stablecoin sería DAI, que cuenta con participación de ~$6,000 millones USD.

Estas stablecoins utilizan criptoactivos como Ether (ETH) a manera de reserva. Sin embargo, las stablecoins colateralizadas por otros activos digitales requieren una cantidad extra para respaldarse; es decir, el valor de las reservas tiene que superar el de las monedas en circulación.

Esta es una manera de enfrentar un posible colapso en el valor del criptoactivo de respaldo. Si, por ejemplo, se tuviera una reserva de ETH con valor de $2 millones USD, al tener en circulación tokens equivalentes a $1 millón USD, se estaría protegiendo a la stablecoin de una caída de hasta el 50% de valor de su respaldo.

Estas stablecoins tienen la ventaja de no tener un vínculo directo al sistema financiero de Estados Unidos, lo cual puede ser atractivo para personas que optan por no seguir las políticas monetarias de este país.

Además, ofrece a los usuarios un nivel de descentralización tal que pierden la necesidad de una institución emisora central (que podría estar actuando a favor de sus propios intereses, y no necesariamente del resto de la red).

Con todo, este tipo particular de stablecoins no escapan del riesgo de volatilidad que presentan otras criptomonedas: si los precios de los criptoactivos en reserva se caen, el respaldo se puede romper.

Respaldadas por algoritmos

Quizá el tipo de stablecoin más polarizante. Se trata de tokens cuyo respaldo es contingente: la manera en que se pretende estabilizarlos es controlando el suministro con un algoritmo. No tienen ningún activo en reserva para mantener ese precio fijo.

Sus defensores argumentan que esta práctica no es del todo distinta a la que llevan a cabo los bancos centrales, quienes no requieren activos de reserva para estabilizar su divisa. El contraargumento es que los bancos centrales y las reservas federales emiten políticas monetarias que se publican bajo parámetros estándar, lo que en última instancia las hace confiables en un evento de crisis.

Teóricamente, dos de sus beneficios son la autonomía, pues incurre en menor centralización; el otro es su escalabilidad, ya que una stablecoin respaldada por algoritmos puede cubrir prácticamente cualquier demanda. En suma, las stablecoins algorítmicas han demostrado ser muy riesgosas.

A diferencia de los otros dos tipos de stablecoins, con las algorítmicas recién tuvimos prueba fehaciente de una de sus desventajas: la evidencia es lo sucedido en mayo de este año con TerraUSD (UST), que perdió 100% de su valor por perder el vínculo con su respaldo.

stablecoins-areas-de-oportunidad

Áreas de oportunidad ideales para las stablecoins: 3 aplicaciones prácticas

Las stablecoins están demostrando tener beneficios concretos para casos de uso en la economía mundial. En esta ocasión, identificamos 3 áreas de oportunidad que pueden ser atractivas para que cualquier empresa implemente el uso de stablecoins.

1. Pagos

Las transacciones mediante stablecoins pueden llegar a costar fracciones de centavo, independientemente de la cantidad enviada. En cambio, recordemos que un proveedor tradicional puede llegar a cobrar hasta 3% del total por cada transacción.

Al reducir la intermediación, la tecnología blockchain asegura menor riesgo por terceras partes. Cuando las únicas partes involucradas en la transacción son el remitente y el receptor, se incrementa la velocidad y se reduce el costo.

Bajo estos dos argumentos, las stablecoins pueden fungir como una alternativa a sistemas como SWIFT. Gracias a ellas, una empresa puede enviar en segundos y bajo costo un pago a sus proveedores en el extranjero o recibir pagos de sus clientes que se reflejan automáticamente en su cuenta, sin importar desde dónde se efectúen.

2. Remesas

Las empresas B2C también pueden utilizar a su favor las stablecoins, gracias a que reducen la volatilidad de los activos y su comisión afecta significativamente menos al bolsillo de los consumidores.

Las remesas son un ejemplo paradigmático, pues según datos del Banco Mundial, el porcentaje promedio de comisión es del 6% del envío. Por ejemplo, si un consumidor transfiere $200 USD desde EUA, su destinatario en México recibiría aproximadamente $188 USD.

Diferentes empresas podrían beneficiarse habilitando una infraestructura de remesas basada en stablecoins, pues con base en ella podrían aliviar la incertidumbre de los consumidores que al enviar su dinero perciben una disminución significativa entre la cantidad que envían y la que reciben.

3. Ahorros

Como decíamos anteriormente, desde el comienzo de la pandemia a la fecha, algunos países en Latinoamérica vieron disminuido en doble dígito el poder adquisitivo de su moneda.

En ese contexto, convertir una divisa local en stablecoins puede ser una medida de seguridad para proteger los ingresos y ahorros del riesgo que implica la hiperinflación, que erosiona la capacidad de compra del dinero fiat.

Por el contrario, en países de la Unión Europea, donde la inflación no es tan severa, convertir euros en stablecoins permite eludir las comisiones por manejo de cuenta de los bancos tradicionales.

Tribal y el mundo de las monedas digitales

En Tribal, reconocemos los beneficios de esta tecnología, por lo que estamos desarrollando productos basados en blockchain con el objetivo de acercar a los mercados emergentes soluciones financieras de vanguardia.

En diciembre del 2021, Tribal estableció alianzas con la red Stellar y Bitso para eficientar sus transferencias con la tecnología blockchain.

Recientemente, nos incorporamos como miembros a la Blockchain Association, con el objetivo de entablar conversaciones en pro de una regulación justa del mercado.

De esta manera, avanzamos hacia la construcción de una oferta integral que mejore significativamente la oferta de servicios financieros para las empresas.

¡Únete a la Tribu! Recibe contenido financiero exclusivo.