Trabajo híbrido: cómo integrarlo a tu propuesta de valor de empleo

Antonio Campos
Publicado:
February 7, 2022
money in Mexico, startup charge card, corporate credit card

A medida que se configura el presente de las empresas, el modelo de trabajo híbrido se posiciona como una propuesta interesante para considerar en tu propuesta de valor para la atracción de talento.


El Work Trend Index 2021 publicado por Microsoft señala que más del 70% de los trabajadores están en busca de prestaciones laborales que incluyan el trabajo híbrido o remoto, mientras que el 65% dice estar buscando más tiempo en persona con sus colegas.


Por su parte, el 66% de las personas tomadoras de decisión encuestadas dijeron estar buscando la manera de rediseñar sus espacios de oficina para ofrecer este tipo de modelos como parte de su oferta laboral.


La tendencia es evidente: el modelo de trabajo híbrido ha llegado para quedarse, pero resta definir sus alcances. En el contexto empresarial, ninguno de los involucrados quiere un cambio demasiado brusco, luego del esfuerzo que ha implicado adaptarse de golpe al trabajo remoto durante el confinamiento.


Satya Nadella, CEO de Microsoft, apunta que:


“Durante el año pasado, ningún área ha pasado por una transformación más vertiginosa que la forma en que trabajamos. Las expectativas de los empleados están cambiando y necesitamos formas mucho más comprensivas para definir lo que es la productividad”.


Entendiendo que durante el crecimiento de tu empresa te enfrentarás a la necesidad de tomar este tipo decisiones, queremos compartir contigo algunas de las razones por las que sería una ventaja competitiva contar con un modelo de trabajo híbrido en tu propuesta de valor de empleo.


banner-tribal-PTO

¿Qué es y cómo funciona una propuesta de valor de empleo?

Una propuesta de valor de empleo (o PVE) es el conjunto de atributos que el mercado laboral y los trabajadores perciben como el valor que obtienen al trabajar en una empresa.


Las estrategias con que se definen las PVE pueden variar, pues los objetivos de las empresas y las características particulares del talento que necesitan son distintas en función del contexto. Gartner tiene un playbook en el que describe tres acercamientos para construir una propuesta de valor de empleo:


  1. Empresas que involucran a sus empleados que más se asemejan a su talento objetivo para atraer perfiles similares.
  2. Empresas que alinean su marca de talento y experiencia de empleado con su misión.
  3. Empresas que adoptan un enfoque ágil al identificar recompensas que pueden adaptar para crear una PVE relevante.


Gartner sostiene que una PVE bien diseñada puede reducir los costos de reclutamiento y hasta un 69% la rotación anual de personal. Además, puede contribuir a que, una vez en la empresa, los colaboradores logren mejores resultados, se sientan más motivados, e incrementen sus intenciones de permanecer en la empresa.


Ahora que tenemos  más claridad respecto a qué es una propuesta de valor de empleo, cuáles estrategias existen, y los beneficios que tiene un diseño adecuado, veamos qué puede hacer el trabajo híbrido para fortalecer tu propuesta.

El trabajo híbrido como propuesta de valor

Hay un delicado equilibrio entre proveer flexibilidad a los empleados que la solicitan y la obligación de atender las necesidades del negocio. La pregunta que no tIene una respuesta clara aún es:


¿Qué se necesita para generar estrategias de largo plazo y con una aproximación sostenible en materia de modelos de trabajo que funcione para todos?


Una encuesta realizada por Deloitte, en la que preguntó a más de 150 líderes del sector tecnológico cuáles son sus expectativas sobre el futuro del trabajo, descubrió que son tres los principales cambios que esperan para cuando sea factible regresar a las oficinas:


  • 86% dijo querer cambiar a un modelo de trabajo híbrido.
  • 78% contestó que quiere reducir la necesidad de viajes de negocios.
  • 76% señaló querer cada vez más trabajadores remotos.


Aunque en general se percibe un ambiente de optimismo, un cambio de esta magnitud no puede aceptarse ni impulsarse sin sus debidas reservas. La misma encuesta de Deloitte señala que entre las tres principales preocupaciones están:


  • Dificultad para integrar a las nuevas contrataciones.
  • Obstáculos para forjar nuevas relaciones y desarrollar las existentes.
  • Baja en los niveles de creatividad debido a la falta de interacción cara a cara.


En este contexto, es de suma importancia que si estás planeando que tu empresa ofrezca el trabajo híbrido como parte de su propuesta de valor de empleo consideres algunas buenas prácticas.


Impulsa un engagement con propósito: el nivel de interacción necesario para crear y mantener una conexión y cooperación armónica en un equipo de trabajo no es sencillo. La clave está en reducir al máximo la sensación de aislamiento de tus colaboradores. Promueve que en tu empresa se celebren los hitos y éxitos de manera colectiva, para generar sentido de cumplimiento entre tu equipo.


Crea sistemas de equivalencia: es probable que en un modelo de trabajo híbrido se perciban diferencias entre quienes asisten a la oficina con regularidad y quienes desarrollan sus actividades de manera predominantemente remota. Tienes que evitar que estas diferencias generen fricciones. El uso de tecnologías, los procesos de onboarding, y la cultura de tu empresa debe apoyar la equidad y el involucramiento de cada colaborador.


Las empresas que están buscando fomentar la creación de nuevos hábitos entre su fuerza de trabajo, ahora también tienen la necesidad de comunicar en sus procesos de atracción de talento. Para ello, es de primera importancia estructurar una propuesta atractiva, competitiva, y sobre todo, factible.


Valida tu propuesta de valor de empleo

Previo a la publicación de tu PVE, es importante que la sometas a una prueba de validación. El objetivo es que evalúes el alcance general de tu propuesta, tanto con audiencias internas como externas, asegurándote de que los mensajes resuenen de la manera correcta con tu audiencia clave.


Existen diferentes metodologías para validar propuestas de valor. Generalmente, para alinear una PVE se toman en cuenta aspectos internos (los cuales se evalúan con los comentarios de los actuales empleados de la empresa) y externos (que se califican con base en la oferta disponible en el mercado).


Entre los primeros, se pueden mencionar el objetivo organizacional, el plan de negocios, o la estrategia de adquisición de talento. Hacia el exterior, se toma en cuenta su diferenciador, si hay “relacionabilidad” (relatability) con la identidad de la empresa, y por último su credibilidad.


La importancia de esta última es crucial, pues se trata de una variable dependiente de ambas partes. El diferenciador del PVE de tu empresa puede venirse abajo si al interior la promesa declarada no se cumple, y viceversa, tu reputación como oferente de empleo puede basarse en cumplir a cabalidad con tu propuesta de valor.


La empresa consultora de capital humano The Brew sugiere seguir estos pasos para llevar a cabo pruebas de validación para tu PVE:


  1. Crea una checklist de la oferta disponible en el mercado: ubica las oportunidades que ofrecen en crecimiento, desarrollo, reconocimiento, instalaciones, balance vida-trabajo, entre otras.
  2. Consulta con tus empleados: pregúntales su opinión sobre el actual plan, cómo perciben la ejecución, y de qué manera podrías mejorarlo.
  3. Identifica los puntos de fricción: presupuesto, adaptabilidad al cambio, entre otros.
  4. Redacta una nueva PVE con esta investigación preliminar y publícala.
  5. Desagrega la propuesta en categorías: People, Trabajo, Organización, Oportunidades, Beneficios y Recompensas.  
  6. Realiza un test de estrés y validación en el mercado: para asegurar que tu promesa se cumpla, crea focus groups internos para recalibrar tu propuesta.
  7. Armoniza el mensaje en todos tus canales de comunicación: genera contenido relevante como datos, testimonios, ejemplos e historias de éxito, para darte a conocer.
  8. Cumple con tu promesa: es así de simple y a la vez complejo. Tus futuros empleados son la mejor fuente de employer branding a la que tienes acceso.
  9. Itera continuamente: utiliza encuestas de engagement, analiza la productividad, y el rendimiento financiero. Genera un loop de feedback constante orientado a la mejora de tu propuesta.
  10. Comunica a través de todas tus plataformas las acciones que estás tomando para cumplir tu EVP.

Esta es una oportunidad única para la cultura de tu empresa

Las grandes empresas están intentando adaptar a su día a día diferentes esquemas de trabajo híbrido.


Por ejemplo, gigantes como Apple, Amazon y Google, apuestan (con sus respectivas diferencias específicas) por un modelo 3-2. Esto quiere decir que sus empleados podrán trabajar tres días desde casa y dos en la oficina.


Microsoft, Doordash y Adobe, quieren abrir al 100% sus oficinas y dejar a la discreción de las cabezas de equipo y managers la frecuencia con que se requerirá a los colaboradores asistir a la oficina.


Salesforce y Dropbox están convencidos de que el trabajo desde casa es la opción con la que se establecerán a largo plazo, sin renunciar a la posibilidad de tener oficinas para actividades que lo requieran.


Twitter, Slack y Meta, van a implementar políticas 100% remotas; GoPro y Reddit toman una aproximación aún más progresiva: planean permitir a sus empleados trabajar desde cualquier lugar.


Por su parte, Airbnb y IBM aún no han fijado una postura al respecto, pero parecen estar inclinadas hacia un regreso más tradicional a las oficinas.


Sin importar la aproximación que decidas tomar, estamos frente a una oportunidad sin precedentes para transformar de manera positiva la manera en la que trabajamos. Bill Schanninger, Senior Partner de Talento en McKinsey, señala:

“Esta es una oportunidad increíble para rehacer la cultura empresarial. Es raro que en la vida de un líder se presente la empezar de cero para reformar cómo dirigir un negocio”.