Nearshoring: qué, cómo, cuándo y dónde

Antonio Campos
Publicado:
August 3, 2022
money in Mexico, startup charge card, corporate credit card

Los modelos de tercerización de servicios como el nearshoring llegaron a establecerse como una alternativa para empresas en etapa de crecimiento, especialmente para aquellas que enfrentan las complejidades de llevar su oferta más allá de sus fronteras.

Las razones principales para recurrir a esta clase de servicios siguen siendo los bajos costos, que, de acuerdo con Deloitte, seguirán disminuyendo a medida que la oferta y la competencia crecen.

Sobre todo, en la región de Latinoamérica, donde el Banco Interamericano de Desarrollo prevé que el nearshoring podría representar un aumento de hasta $78 mil millones USD en nuevas exportaciones de bienes y servicios en las industrias automotriz, textil, farmacéutica y de energías renovables, entre otras.

Sin embargo, a medida que la industria del nearshoring en particular, y del outsourcing en general, crecieron y se diversificaron, nuevos componentes en sus modelos de negocio demostraron que no se trata de una panacea.

Por ello, en este post, queremos compartir contigo algunas de las perspectivas que hacen del nearshoring una alternativa para crecer tu operación, sin comprometer el futuro de tu empresa.

Cómo se diferencia el nearshoring de otros modelos de tercerización

El nearshoring es el modelo de tercerización de actividades profesionales que una organización contrata en un país cercano a su base de operaciones, donde el promedio salarial y el costo general de la manufactura y/o producción es menor que en su país de origen.

Una definición como esta nos brinda una imagen clara de lo que se trata el nearshoring, sin embargo, también nos acerca a otros conceptos similares.

Modelos como el outsourcing, onshoring, u offshoring, entre otros, comparten similitudes con el nearshoring. Esto puede llevar a preguntarnos cuáles son sus diferencias específicas, así como el contexto en que cada uno es adecuado.

Por ello, veamos con detenimiento de qué se tratan y cómo tu empresa puede utilizarlos a su favor.

VS Outsourcing

Quizá por su popularidad en años recientes, se ubica al outsourcing como el denominador común de todo el espectro de la tercerización. Y es que, efectivamente, hablar de outsourcing y tercerización es prácticamente lo mismo: se trata del término bajo el que se agrupa la industria.

Ahora bien, por outsourcing se entiende el acuerdo entre una empresa que contrata a otra para que lleve a cabo la planeación de una unidad de negocio, o bien una serie de actividades preestablecidas.

Se trata de una práctica a la que las empresas recurren para disminuir costos o subsanar déficits de expertise, sobre todo en áreas que requieren de una operación numerosa y con un alto nivel técnico.

Generalmente, a través de estos servicios se cubren áreas como atención al cliente, contaduría, marketing, o desarrollo de software. Esto se debe a que muchas empresas no requieren desarrollar este tipo de capacidades in-house, por lo que resulta una mejor decisión financiera contratar proveedores especializados que ya cuentan con los recursos humanos y técnicos necesarios para desempeñar estas funciones.

Pensemos en el siguiente ejemplo: tu empresa es una comercializadora mayorista que necesita comenzar a posicionar sus servicios en canales digitales.

En ese caso, sería financiera y operativamente más viable recurrir a una agencia de marketing digital para desarrollar una campaña de posicionamiento en unos cuantos meses (incluso semanas), en lugar de contratar, capacitar, y dar seguimiento a un área de negocio ajena al giro de tu empresa y al conocimiento técnico de tu equipo.

Además, esto ayuda a disminuir el riesgo que implica habilitar un nuevo departamento en tu empresa, pues los servicios de outsourcing pueden contratarse de manera temporal. Así que en caso de que la campaña de marketing no dé los resultados esperados, puedes terminar tu relación comercial con la agencia sin mayores repercusiones.

Ya que establecimos los alcances del outsourcing como denominador de la industria, vayamos a las diferentes variaciones que existen.

VS Onshoring

El onshoring es un tipo de terciarización que ocurre dentro de un mismo país, pero en ciudades diferentes. Este modelo brinda a las empresas contratadoras la seguridad de que no habrá diferencias culturales significativas entre sus colaboradores internos y externos, facilitando la comunicación y el flujo de trabajo.

Además, tiene la ventaja de que la empresa que contrata no invierte su capital fuera de sus fronteras, por lo que aporta a la creación de empleos y crecimiento en su propio país. Sin embargo, esto viene con sus asegunes, pues generalmente esto se traduce en costos elevados y una mayor carga fiscal (sobre todo al compararlo con otros modelos de tercerización).

Siguiendo con nuestro ejemplo, nuestra comercializadora establecida en la Ciudad de México puede buscar un proveedor fuera del área conurbada de la ciudad, pues eso le asegura continuidad en la calidad y conocimiento de su público objetivo a un menor costo. Esto además de que gracias a que el trabajo remoto es cada vez más común, en todos los sectores, la oferta de proveedores es abundante.

VS Offshoring

El offshoring consiste en tercerizar actividades de negocio en países con economías menos costosas, y que en consecuencia pueden ofrecer costos operativos más bajos.

Las empresas que recurren al offshoring toman ventaja de los diferenciales de costo: pueden llevar una parte de sus operaciones hacia países donde incluso costos elevados, significan un ahorro para las empresas contratadoras.

Este tipo de prácticas son recurrentes en empresas establecidas en Estados Unidos o la Unión Europea, que tercerizan parte de sus servicios hacia mercados emergentes, como Latinoamérica o algunos países de Asia. Básicamente, la gran ventaja del offshoring reside en el costo.

Sin embargo, también puede ser una apuesta arriesgada sin la debida preparación: así como el onshoring brinda un mayor respaldo en cuanto a cuestiones culturales, el offshoring lo disminuye considerablemente, pues entran en juego barreras de idioma y de costumbres. Por esa razón, se debe acudir a las mejores prácticas antes de integrar el offshoring en la operación de una empresa.

Además, aunque el incentivo de reducir costos de manera considerable puede ser suficiente para algunas empresas, de un tiempo hacia acá se ha comenzado a cuestionar las implicaciones éticas del offshoring.

Algunas organizaciones señalan que realizar la misma actividad por una compensación menor va en detrimento de la profesionalización y la entrada a la formalidad de los trabajadores en los mercados emergentes. Además, ciertas compañías han aprovechado este modelo para reducir la fuerza de trabajo en sus respectivos países de origen.

Por ello, es importante mencionar que cada uno de estos modelos de tercerización tienen sus propias implicaciones legales. En ese tenor.

Nota sobre la regulación del outsourcing

Después de analizar los diferentes tipos de outsourcing, resulta de primera importancia recalcar que con su auge, las autoridades de diferentes países impusieron marcos regulatorios para la industria, especialmente en vista de malas prácticas que ocurrieron al amparo de una falta de normas adecuadas.

Por ejemplo, en México recientemente se aprobó una reforma al outsourcing que impide a las empresas contratar terceros para realizar actividades que correspondan a su giro de negocio. Es decir, una empresa de software puede tercerizar servicios de marketing, pero no de programación, pues esto incurriría en una falta a la Ley Federal del Trabajo.

Dado que los marcos regulatorios cambian en función de cada país, podemos recomendar una debida diligencia antes de tomar una decisión que pueda suponer un predicamento para tu empresa. Te sugerimos este recurso de la consultora Cuatrecasas que recopila los cambios legales más importantes de la región Latam en años recientes.

reforma-al-outsourcing-México

Ventajas del nearshoring

Después de que diferenciamos al nearshoring de algunos de los principales tipos de tercerización de servicios, así como sus características comunes, cabe preguntarnos: ¿cuáles son las ventajas puntuales que ofrece frente a los demás modelos?

Podemos resumirlas en tres, si consideramos la disminución de costos operativos como una constante en todos los tipos de tercerización.

1. Ahorra tiempo y energía

Una empresa que ofrece servicios de nearshoring puede comenzar a trabajar en tu proyecto en semanas, incluso días. Aún si le llevara uno o dos meses, la cantidad de esfuerzo que inviertas seguirá siendo menor en comparación con habilitar una unidad de negocio desde cero.

Aunado a ello, no necesitas capacitar al personal, más allá de lo mínimo indispensable sobre los pormenores de tu negocio. El área en que son especialistas es algo que puedes dejar en sus manos.

2. Es costo-eficiente

Ojo: no sólo se trata de la cantidad de dinero que pagues por el servicio, sino también de los resultados que obtengas.

Empecemos por señalar que un proceso de reclutamiento es costoso, sobre todo si buscas atraer al mejor talento disponible. Una empresa de nearshoring ya lo tiene en sus filas, así que es una tarea menos por la cual ocupar a tu equipo.

Después, ya que el costo por hora es menor, cuentas con más recursos para invertir en el proyecto, lo cual brinda una red de seguridad extra para todos tus colaboradores involucrados (internos y externos).

Por último, gracias a que los prestadores de servicios de nearshoring reclutan a gente talentosa y con un nivel de experiencia amplio, algunos de tus colaboradores pueden verse incentivados a aprender e involucrarse en una nueva área, fortaleciendo su perfil y la contribución de valor que aportan a tu empresa.

3. Comunicación y entendimiento

De acuerdo con una encuesta realizada por Grammarly, el 96% de los líderes de departamento consideran que una comunicación efectiva con su equipo de trabajo es esencial para alcanzar sus objetivos de negocio.

La cercanía geográfica no solamente contribuye a que las barreras lingüísticas disminuyan, sino también las culturales. La ética de trabajo y las costumbres que la componen son un valor que cambia en cada lugar.

En cualquier contexto, la afinidad cultural reduce la posibilidad de malos entendidos y fortalece las posibilidades de entendimiento. Aunque subjetivo, este es un aporte que no debes pasar por alto.

Cuándo implementar nearshoring

Tomando en consideración sus diferencias y ventajas específicas, la siguiente checklist puede brindarte algo de guía en caso de que estés valorando recurrir a algún servicio de nearshoring:

Por último

Una estrategia de nearshoring bien diseñada y adecuadamente implementada puede significar un boost significativo para tu empresa. Al mismo tiempo fortaleces tu alcance fuera de tus fronteras y afianzas tu posición en el mercado local.

Bien ejecutado, un recurso como el de nearshoring puede contribuir también a que establezcas lazos comerciales con proveedores que pueden aportar experiencias valiosas, no solamente fuerza de trabajo externa.

¡Únete a la Tribu! Recibe contenido financiero exclusivo.