Expectativa de la industria automotriz en México: ¿qué nos espera en 2023?

September 28, 2022
money in Mexico, startup charge card, corporate credit card

Los dos últimos años han estado llenos de topes para la industria automotriz en México.

Obstáculos como la pandemia, la inconstancia en la cadena de suministro o la crisis de semiconductores han impedido a las ensambladoras mantener el momentum de crecimiento que venían presentando antes del confinamiento.

Y es que la importancia de este sector en México no se puede menospreciar desde ningún punto de vista:

mapa de la república mexicana, indicadores clave la industria automotriz, datos automotrices, principales estados con producción de autopartes, gráfica con datos de la industria automotriz

Tal como lo expresan estos indicadores de la Industria Nacional de Autopartes, el sector es el principal generador de divisas netas para México, debido a la escala de su cadena de suministros y al impacto que tiene en la economía:

  • En 2019, generó más de 88 mil millones USD.
  • Se compone de más de 800 empresas localizadas en 15 ciudades.
  • Cada una de estas empresas genera entre 200 y 4000 empleos.

La pregunta que inevitablemente surge en este contexto es cómo llegamos aquí, es decir, ¿cómo pasamos de una tendencia de crecimiento con altas expectativas a tener optimismo por recuperar niveles mínimos dos años después?

Analicemos algunos de los puntos más importantes, así como las tendencias que nos esperan en 2023.

Curvas, derrapones, baches: la industria automotriz en 2020-2021

Producción

De acuerdo con datos del Clúster Industrial, en México se produjeron durante 2021 cerca de 3 millones de unidades. Aunque puede parecer mucho, realmente no representa la magnitud de lo que la producción en México está acostumbrada.

Los parones de producción por falta de componentes y disrupciones en el abastecimiento significaron una baja sustantiva: dos puntos porcentuales menos que en 2020, año más complicado para la industria hasta la fecha.

Las áreas de ventas sin duda fueron las que vieron mayormente mermadas sus funciones y objetivos: en diciembre de 2021 se registró una caída del 7.8% en las ventas de vehículos ligeros nuevos, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Ventas

Como ya señalamos, las ventas se vieron más afectadas por estas problemáticas.

Cifras del INEGI señalan que para diciembre de 2021 se había registrado una caída del 7.8% en las ventas de vehículos ligeros nuevos, en contraste con el año anterior.

Aunque es posible señalar una recuperación del 6.8% (1,014,680 unidades vendidas) con respecto a 2020, esta cifra registrada en 2021 es similar a los volúmenes de venta entre 2012-2013, según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Exportación

Nuevamente, el Clúster Industrial advierte que en materia de exportación se alcanzaron las 2.7 millones de unidades entre enero y diciembre de 2021, cifra superior en 0.9% que en 2020.

Fueron dos motivos por los cuales sucedió este leve incremento: uno, que escaló la exportación de camionetas gracias a la producción de la Toyota Tacoma en Guadalajara; dos, que el Mustang Mach-E de la Ford –vehículo totalmente eléctrico– comenzó a ser producido masivamente en México.

Sin embargo, en diciembre hubo una caída del 17.3% en la exportación de vehículos ligeros, con respecto al año 2020. Por esta razón, el 2022 arrancó con una cifra poco alentadora.

la crisis de semiconductores y la industria automotriz, ¿qué está pasando? 2022

Lento avance: recuperación en 2022

De lo anterior, se puede concluir que desde el comienzo del confinamiento hasta el avance paulatino de la vacunación, la industria automotriz en México avanzó con el freno de mano puesto.

¿A qué se le puede atribuir esta situación? Hay por lo menos tres cuestiones que se deben considerar, además de la pandemia.

Incremento de la inflación

La inflación acumulada en México durante el 2022 ha sido del 5.5%, con el indicador llegando a niveles de hasta el 8.76%.

Con una pérdida en el poder adquisitivo de los consumidores, era de esperarse que disminuyera la demanda de vehículos nuevos. Aunado a ello, el desabastecimiento de unidades nuevas y la crisis de semiconductores influyó en que, incluso en los sectores donde creció el interés por adquirir un vehículo, la industria no se diera abasto.

El conflicto armado Rusia-Ucrania

La geografía donde se desarrolla este conflicto afecta de manera significativa la producción de materias primas indispensables para la manufactura y el mantenimiento de automóviles.

Rusia es responsable del 10% de la producción total de petróleo, lo que contribuye a la escalada de precios en los combustibles. Asimismo, la industria metalúrgica en Europa es el primer lugar en producción de paladio y níquel, y el tercero de acero en el mundo.

Por ello, no sólo a la mexicana, sino a la industria automotriz en general, este conflicto ha ocasionado complejidades que han impedido una recuperación como la que se esperaba tras la disminución de riesgo sanitario.

Nuevo acuerdo comercial con EUA y Canadá

El T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá) que entró en vigor en 2020 creó condiciones muy estrictas para la industria automotriz mexicana.

Una de ellas es que el 75% de los vehículos que se comercian entre estos países deben tener como procedencia Estados Unidos y Canadá. También, dependiendo del modelo de fabricación, hasta el 45% del valor del automóvil debía ser producido por trabajadores con salarios superiores a los 16 USD por hora.

La exportación de autos desde México se ha visto afectada y ha quedado en una posición dependiente de Estados Unidos para poner en marcha sus principales plantas de fabricación.

wholesale: todo lo que necesitas sabes sobre este modelo de negocio

El camino por delante: tendencias para 2023

México comenzará el 2023 como el principal productor de América Latina y como el séptimo a nivel mundial, debajo de gigantes como China, Estados Unidos, India, Corea del Sur y Alemania.

De acuerdo con la Organización Internacional de Fabricantes de Automóviles, a pesar de la inflación, la escasez de materias primas, y un acuerdo comercial adverso, el país tiene oportunidades para crecer esta industria en el siguiente año. Por ejemplo:

  • Previsión de semiconductores: la industria automotriz en México debe adoptar una posición proactiva para asegurar un abastecimiento constante de semiconductores, y así evitar que picos en la demanda como los de diciembre de 2020 se dejen pasar.

  • Menos inflación e intereses para el consumidor: se espera que durante el primer semestre de 2023 la inflación presentará un decremento, así como un ajuste positivo en las tasas de interés, según informó la Secretaría de Haciendo y Crédito Público. Esto abre la oportunidad a la industria de avanzar con paso firme en sus estrategias go-to-market.

  • Vehículos eléctricos: como ya señalamos, México está comenzando a levantar la infraestructura necesaria para la fabricación masiva de vehículos eléctricos, empezando a pilotar con Ford la manufactura del Mustang Mach-E. En ese sentido, los fabricantes deberán tener un acercamiento propositivo con las autoridades, con miras a la entrada en funciones de Litio Mx, la paraestatal que se hará cargo de la administración de este recurso.

Artículos Relacionados

Únete a la tribu y déjanos impulsar tu crecimiento.

Aprovecha por tiempo limitado, cero costos de apertura y uso.

Regístrate